Queen, 40 años de su primera visita: una tarde en un parque de diversiones, foto con Maradona y el corte de pelo de Freddie Mercury

La presencia de Freddie Mercury, Brian May, John Deacon y Roger Taylor cautivó a los fans argentinos. Un escenario imponente. El primer rock de estadio en la Argentina. Cómo nació la idea del show En aquellos días de finales de febrero de 1981, el país estaba en manos de la dictadura. Eran tiempos de oscuridad, […]

Queen, 40 años de su primera visita: una tarde en un parque de diversiones, foto con Maradona y el corte de pelo de Freddie Mercury

La presencia de Freddie Mercury, Brian May, John Deacon y Roger Taylor cautivó a los fans argentinos. Un escenario imponente. El primer rock de estadio en la Argentina.

Cómo nació la idea del show

En aquellos días de finales de febrero de 1981, el país estaba en manos de la dictadura. Eran tiempos de oscuridad, con artistas censurados y hasta algunas de las canciones de Queen estaban prohibidas en las radios locales. El general Roberto Viola, que se encargaría de la presidencia días después de los shows de la banda inglesa, buscaba cierta apertura hacia los espectáculos con el objetivo de distraer el duro momento que se estaba viviendo.

El productor local fue Alfredo Capalbo, una persona alejada del rock, que también trajo a figuras de otros géneros, como el caso de Julio Iglesias, fue el responsable de los conciertos de Queen en el país, que fueron anunciados en el marco de los festejos del Carnaval del Club Vélez. El 28 de febrero3 y 8 de marzo, la famosa banda actuaría en Buenos Aires, además daría un show en Mar del Plata, el 4 de marzo en el estadio “Mundialista”, y el 6 en Rosario, en el “Gigante de Arroyito”.

Una entrevista con China Zorrilla

El grupo aterrizó el 27 de febrero ante una gran cantidad de seguidores que querían un autógrafo o sacarse una foto con la banda del momento. No faltaron los fotógrafos y periodistas que retrataron ese momento. Una larga caravana de fanáticos, más la gente de seguridad, los acompañó hasta un hotel céntrico.

Freddie Mercury, Brian May, John Deacon y Roger Taylor se sorprendieron con el recibimiento. Se dieron cuenta de que los próximos días serían muy especiales, cargados de energía. El encuentro formal con la prensa fue en una conferencia en el estacionamiento de Vélez, antes del debut. Algunos medios internacionales, como la revista Rolling Stone, mandaron a un cronista a cubrir el acontecimiento.

“Es increíble. La gente es muy amable y todo indica que vamos a tener muy buenos shows. Queremos que la gente disfrute de todo esto”, le contó Mercury a China Zorrilla, que se encontraba en el programa que se encargó de la promoción de la visita.

El corte de pelo de Freddie Mercury

Varias revistas, ajenas al mundo de la música, se sumaron a la cobertura de la visita de Queen. Todos querían estar cerca de los famosos integrantes. Miguel Romano, reconocido estilista, recibió un pedido especial: cortarle el pelo a Mercury. “Fue en el hotel Sheraton. Una persona encantadora, muy cordial. No hablamos mucho, pero siempre se mostró muy simpático. Estaba la traductora que nos ayudó un poco y el baterista de la banda”, le dijo a La Viola el reconocido peluquero.

“Se lo dejé bien corto. También le recorté el bigote. Fue el estilo que mantuvo hasta su muerte”, concluyó.

Una gran misión: el armado del gran escenario

Queen llegó a la Argentina en un vuelo privado contratado por la banda. Luego de sus shows en Japón, el destino de Freddie y sus compañeros estaba en el país. En el vuelo viajaron 30 personas como parte del equipo técnico y una sección del equipo de sonido y luces. El resto del escenario -de 25 toneladas de peso y con columnas de cinco metros de altura- fueron trasladadas en barco.

Los responsables del armado de tamaña infraestructura estuvieron en el país a fines de 1980 para supervisar cada detalle. También visitaron cada uno de los lugares en los cuales iba a actuar Queen. “El escenario tenía 20 metros de frente por 12 de profundidad, donde iban colgadas las cinco columnas de iluminación, con 70 lámparas cada una, que manejaba una sola persona”, le contó a La Viola el escenógrafo Miguel Paradiso, quien trabajó en el armado.

“Esa estructura grande llevaba un techo por si llovía, que era una lona gruesa. La fabricaron en Japón, pero mal, y me piden si podía achicar esa superficie. Estuve toda la noche trabajando sin parar con una máquina. Cuando vieron lo que pudimos lograr, no lo podían creer”, recordó.

Todo ese magnífico escenario se tuvo que armar y desarmar para llevar en camiones a Mar del Plata y Rosario. “Me tocaba viajar antes con la estructura para montarla en cada show. Me acompañaron siete personas de mi equipo que, como trabajaron tan bien, siguieron la gira con Queen por Brasil”, describió Paradiso.

La historia de la foto de Queen con Maradona

Uno de los momentos más recordados de aquella visita. Freddie con la camiseta de la Selección nacional y Maradona con la Union Jack. Fue en camarines, luego del último show de Queen en el país.

“Durante un asado que el presidente de Vélez ofreció en su quinta a la banda y a un pequeño grupo de invitados, se generó una polémica. Cuando Mercury comentó que iba a subir con la camiseta de fútbol de la Selección, los periodistas argumentaron con vehemencia que probablemente eso iba a causar un rechazo en la audiencia. Freddie escuchó atentamente los argumentos de los locales y explicó su posición, de la que estaba plenamente convencido. Agradeció las opiniones pero dio por terminado el tema, era una posición tomada”, recordó Juan Manuel Cibeira sobre la idea de unir el fútbol con el rock.

“Recuerdo que acompañé a mi padre a comprar una camiseta de la Selección en un local porteño. Se la compró como un obsequio de la compañía EMI ya que eran ingleses y fanáticos del fútbol. Se la dejaron en la habitación del hotel ya que los músicos estaban con los shows en Rosario y Mar Del Plata. Fue el primer artista extranjero que se puso la celeste y blanca en un show. Ahora es algo común. La leyenda cuenta que se la regaló Maradona, pero en realidad fue mi papá sin la intención que la lucieran en el recital”, contó Lisandro Ruiz, hijo de Roberto Ruiz, quien en 1981 era el responsable del sector anglo de la discográfica y luego presidente de la misma.

En YouTube podemos escuchar el audio de la presencia de Diego Maradona en aquel último recital. Diego, que acababa de firmar su pase a Boca, salió al escenario para presentar a la banda antes del hit “Another One Bites the Dust”. “Quiero agradecerle a Freddie y a los Queen por hacerme tan feliz. Y ahora ‘Otro muerde el polvo’”, fueron las palabras de Diego.

Una tarde en el Italpark

Freddie, Brian, Roger y John aprovecharon el tiempo libre para recorrer la ciudad de Buenos Aires. Al guitarrista se le ocurrió ir junto a su familia a pasar un rato en el recordado Italpark. El parque de diversiones se cerró para que los músicos de Queen disfrutaran de las distintas atracciones.

“Todos se dedicaron a pasear un rato. Freddie fue al Jardín Japonés. Roger Taylor se fue por San Telmo con su novia. Brian quiso ir a un parque de diversiones. El Italpark no era Disney, pero la pasó muy bien, se divirtió”, contó Cibeira.

“A lo largo de los días que estuvieron en el país, los músicos se sintieron reconfortados. Notaron la pasión que transmitían los fans. En un principio tuvieron miedo de la respuesta del público, un cierto desinterés, o una posible falla técnica. Las entradas se habían vendido muy bien y estaban las condiciones dadas para que sea un gran espectáculo”, agregó el periodista de la revista Pelo.

Freddie, custodiado

La seguridad fue un tema no menor para la organización. Los fans querían estar cerca de sus ídolos. El traslado de los músicos se complicó con el transcurso de los días. “Había mucha gente que los esperaba en el Sheraton. Ellos estaban encantados con lo que vivieron esos días. Freddie lo disfrutaba mucho”, sostuvo Cibeira.

También recordó una anécdota de la que fue testigo. “No estaban las camionetas que se usan hoy y era un escándalo viajar. Era todo muy peligroso. Varios momentos tuvieron que salir disfrazados. Una vez salieron en un camión de la guardia de infantería guardia de infantería, que era el cuerpo más heavy. El decía que estaba encantado. ‘Esto es como cuando se llevan a las prostitutas presas en Londres. Nosotros estábamos preocupados pero a el le encantaba”.

El trabajo de los fotógrafos

La revista Pelo, especializada en música, hizo una cobertura especial sobre el paso de la banda por el país. Rubén Andón, un reconocido fotógrafo que tomó las fotos de varias tapas del rock nacional -como La grasa de las capitales de Serú Girán- le tocó trabajar en los shows.

Fue un evento muy importante para mi. En aquel año, 1981, no colaboraba tan seguido con la revista Pelo, pero me llamaron para tomar unas fotos a color. La revista tenía varios fotógrafos que cubrían el espectáculo. Fui a dos funciones y fue impresionante ver a toda esa gente. Llegué temprano para poder trabajar sin problemas. Puedo decir que lo disfruté junto con el público; la posibilidad de ver un evento de esa magnitud. Por suerte, las fotografías que me lo trae al presente”.

“En esa época el material, las fotos a color se sacaban en diapositivas y las de blanco y negro con negativos y copias en papel. Cuando trabajas con diapositivas te toca entregar todo el material para que se seleccione las mejores tomas. Muchas veces no te las devuelven por una cuestión de urgencia. Ese material no lo tengo, pero si guardo un cuerpo de negativos a color”, contó.

Fue todo un desafío para Andón conseguir las mejores tomas. “Saqué con dos cámaras desde un mismo ángulo. Había tanta gente que no podías moverte con mucha libertad. Ahora todo es distinto. Lo bueno de estar en dos de los conciertos me permitió estudiar los movimientos de los músicos en la primera fecha y tener todo más claro en la segunda. Ya sabía por dónde se movía Freddie”, concluyó.




Escuchá

OpenRadio 103.5

Featured image