Tanguito, figura fundacional del rock nacional, cumpliria 75 años

Inspiración y talento. Junto a Litto Nebbia compuso “La Balsa”. Repasamos la historia del mito, con testimonios de músicos que lo conocieron. “¿Por qué las detenciones? No sé. Quieren que me corte el pelo, se enojan porque me siento césped de alguna plaza y canto. Una vez me detuvieron diciendo que había participado de una […]

Tanguito, figura fundacional del rock nacional, cumpliria 75 años

Inspiración y talento. Junto a Litto Nebbia compuso “La Balsa”. Repasamos la historia del mito, con testimonios de músicos que lo conocieron.

¿Por qué las detenciones? No sé. Quieren que me corte el pelo, se enojan porque me siento césped de alguna plaza y canto. Una vez me detuvieron diciendo que había participado de una manifestación comunista. En fin, se mezclan las cosas y yo voy a parar al calabozo”, respondió Tanguito a la pregunta de la revista Así, de enero de 1968.

La publicación lo definió como “uno de los primeros y genuinos hippies o náufragos que, hace años, en varios grupos y ahora casi masivamente vienen ocupando un lugar de privilegio en la polémica ciudadana”. “La existencia bohemia de Ramsés se distribuye entre los extremos del que vive como quieras y el calabozo. A veces sus paseos son acompañados por los insultos y las burlas a su aspecto muy particular. Pero él sigue indiferente, impasible, como si se trata de un héroes de la libertad frente a la estrechez mental de la censura. Su sola presencia constituye de por sí mismo un mensaje, y señala el camino para un mundo diferente de paz y amor”, describió la nota sobre la personalidad del artista.

Tanguito, una leyenda del rock nacional. Tanguito, una leyenda del rock nacional.

José Alberto Iglesias (su verdadero nombre) también se lo conoció como Ramsés o Tango simplemente. Un personaje de aquella etapa fundacional de nuestro rock que cumpliría 75 años. Su carisma y talento innato lo llevó a componer maravillosas canciones como “Amor de primavera” (Luis Alberto Spinetta grabaría con Invisible) y “Natural”, entre tantas otras. Sin lugar a dudas fue “La Balsa”, compuesta junto a Litto Nebbia, en aquel baño de la Perla de Once, la mas importante de su repertorio.

Alrededor de su nombre hay infinidades de anécdotas, pero muy pocas grabaciones. Como algunos de los artistas de su generación, Tanguito murió muy joven, rodeado del fantasma de las drogas y la locura. Tuvo la posibilidad de ser una estrella de la música, pero no pudo.

Tiempo de náufragos

Nació en Caseros, el 16 de septiembre de 1945, en el seno de una familia trabajadora. Su apodo nació en la adolescencia, porque le gustaba bailar rock and roll. Así lo bautizaron sus compañeros de Los Dukes, en 1963. En broma le decían “bailate un tanguito” y él respondía improvisando con sus pasos de rock. También fue Ramses VII. “Me pusieron así porque dicen que uso mucho la séptima en la guitarra”, contó en alguna oportunidad.

Su debut discográfico junto a Los Dukes fue con un tema de Palito Ortega y Dino Ramos, “Decí por qué no querés” y “Mi Pancha”, una composición suya. Un año después, en enero de 1964, el grupo lanzó un nuevo simple “Carnaval, carnaval” de Ball y Roger (en castellano) y “Maquillada” de Freddie Cora.

El grupo llegó a compartir escenario con Sandro y Los de Fuego, los Pick Ups y Bobby Cats, que su cantante era Billy Bond. Al poco tiempo, el cantante dejó el grupo y arrancó una suerte de carrera solista.

Desde muy chico le gustó la música. Se quedaba horas escuchando la radio para captar cada uno de los sonidos que le interesaban”, contó alguna vez Juana Correa, su madre. Según sus amigos de aquellos años, su padre José era bravo, pero su mamá una divina. Preparaba la comida para todos aquellos jóvenes que llegaban a su casa gigante.

“Nos pasábamos todo el día en esa casa de Caseros. Era gente humilde. Y sin embargo había un bife de cuadril con ensalada para cada uno de nosotros y a la tarde un café con leche con medialunas”, recordó Javier Martínez, baterista de Manal y amigo de Tango.

“Siempre la voy a querer a Juana Iglesias. Entendía todo, no decía nada. Qué comprensión innata que tenía de lo que estaba pasando, de quiénes eramos nosotros, de qué era lo que estábamos haciendo. Mientras que para el resto éramos nada más que vagos”, agregó el músico sobre aquellos años de juventud.

Tanguito empezó a pasar más tiempo en la calle. Se movía, junto a otros jóvenes a los que denominaban náufragos, que iban a La Cueva (un sótano ubicado en la Avenida Pueyrredón 1723 ) y a La Perla de Once, una confitería ubicada en Rivadavia y Jujuy, donde los estudiantes universitarios pasaban la noche estudiando. En el fondo del local se instalaban estos jóvenes cargados de sueños musicales.

“Era el único que traía una guitarra. Tenía una funda muy finita, barata, de lona. Las 17 cuadras de La Cueva hasta La Perla se la colgaba y como estaba tan gastada, tocaba por arriba. Hacía todo el repertorio de Elvis, por fonética, pero perfecto. Era un gran juglar”, contó Martínez.

Tapa de la revista Expreso Imaginario, de 1982, con un especial de Tanguito.
Tapa de la revista Expreso Imaginario, de 1982, con un especial de Tanguito.

Pomo, otro legendario baterista, recordó que Tango “caminaba por Corrientes con una media en la cabeza, las uñas largas para tocar”. “Tenía una viola con las cuerdas de metal. Era muy raro”.

Pipo Lernoud, poeta, periodista y letrista, con quien compuso “La princesa dorada”, sintió algo muy especial cuando lo vio actuar por primera vez en La Cueva. “Fui invitado por Moris y Javier Martínez, era un lugar muy chiquito, estábamos todos parados y, de repente, se sube este muchacho de rulos con su guitarra, en un escenario muy bajo que había, y se puso a cantar “Hound dog” de Elvis, pero en un inglés sanateado. Arrancó a saltar, a hacer posiciones, se ponía de punta de pie y hacía el paso de Chuck Berry”.

Estoy muy solo y triste acá en este mundo…

Una madrugada de mayo de 1967, Tanguito y Litto Nebbia, cantante de Los Gatos, coincidieron en el baño de La Perla de Once. “Estoy muy solo y triste acá en este mundo de mierda”, cantó él primero. El segundo se interesó por esa idea y completó la canción.

En una charla con este medio, como motivo de los 50 años de la salida de La Balsa, Nebbia resaltó: “Me interesó lo que estaba cantando. Me dijo, ‘no sé cómo completarla’. Tocó la primera estrofa, tomé la guitarra y terminé. Nació en dos minutos”.

Sobre el concepto de la letra del himno fundacional de nuestro rock, el artista resaltó que en aquellos años necesitaban la libertad de expresión y no tanto la critica de los mayores. “Busqué el concepto de una balsa como sinónimo de libertad. Si la escribíamos muy directa nos podían censurar”. El tema se publicó el 3 de julio de 1967 y al poco tiempo llegó a vender 200 mil copias, una cifra muy importante para la época.

Pomo fue testigo de la creación. “Litto bajó a hacer pis. Tanguito se encerraba en los privados del baño a tocar la guitarra porque tenía un sonido muy especial. Le gustaba cantar en los baños. Estaba cantando ‘estoy muy solo’… Litto lo escuchó y le dijo ‘qué bueno’. Lo terminaron junto a nosotros, estaba Javier, y así terminó la canción”.

“En realidad no era el baño. Pero como La Perla tenía como 70 metros de largo, llegaba casi a la otra cuadra. Sobre Rivadavia tenía como 40. No era el baño, era el corredor que llevaba al baño que tenía como 30 metros y que tenía una acústica especial”, agregó Martínez.

Una de las fotos más conocidas del artista.  Una de las fotos más conocidas del artista.

Por la autoría de “La Balsa”, Tanguito cobró una importante suma de dinero. “Una tarde, junto a Miguel Abuelo se caminaron todo el centro comprando discos como Donovan, Beatles, Clapton, Dylan, Bloomfield, Sandro y algunos de Los Beach Boys. Su gusto musical era amplio. Le gustaban ademas Los Yardbirds, The Four Seasons, B.B King, Los Teen Tops, y los Rolling Stones. Con una pila enorme de long play, Tango decidió llevárselos a su casa. era de noche. Tomaron un taxi en el centro y junto a Miguel salieron para ‘Caseros City’”, describió una nota publicada en abril de 1982, en la revista Expreso Imaginario.

“Tango le ordenó al tachero que pare, bajó varios discos, le dio algunos a Miguel para que lo ayudara y otros -muchos- quedaron en el coche. Por supuesto, no le había quedado ni un peso para pagar el viaje. Empezó a correr y se metió en la casa de un vecino. Miguel atrás muriéndose de risa. El tachero esperó qe le paguen, a los bocinazos, y los dos locos que no aparecen más. El taxista se tuvo que volver al centro con os discos como pago”, completó sobre la curiosa anécdota.

En ese camino musical errático, Tanguito tenía varias canciones para grabar. En 1968, el sello RCA lo convocó para grabar un simple, acompañado por la orquesta de Horacio Malvicino. Fueron dos los temas que quedaron registrados: “La princesa dorada” y “El hombre restante” (compuesta junto a Javier Martínez).

El disco salió a la venta el 4 de abril, bajo el seudónimo artístico de Ramsés VII, pero no tuvo repercusión, lo que provocó la ruptura del contrato. “Me lo mandaron para que yo le tomara la tonalidad, para poder grabar. Vino a casa. Tocó el timbre a las siete y media de la noche. Atendió mi mujer. Lo hicimos subir. Pero tuvo un pico depresivo, mientras subía en el asensor. Cuando llegó, mi mujer le abrió la puerta. Se había intentado suicidar. Se cortó las muñecas. No llegó a cortarse las venas. Pero sangraba a borbotones. Le tuve que hacer un torniquete y llevarlo al Rivadavía”, reveló Malvicino, hace unos años.

Al poco tiempo se relacionó con la recién creado sello Mandioca, que se dedicaría al rock nacional. En 1970 tuvo la posibilidad de grabar en los estudios TNT con los integrantes de Manal (Javier Martínez, Alejandro Medina y Claudio Gabis). En la primera y segunda fecha, Tanguito no apareció. En la tercera solo estaba en el estudio Martínez.

El artista grabó solo con su voz y su guitarra los temas “Natural”, “Amor de primavera”, “Todo el día me pregunto”, y “La balsa”, entre otras. Un sonido crudo y despojado. De aquella sesión quedó inmortalizada la frase: “En el baño de La Perla del Once compusiste ‘La balsa’” de Javier, quien desde el control, junto al técnico de grabación, le pidieron al cantante que interpretara su versión del éxito. Luego de negarse en varias ocasiones, Tanguito accedió a hacerla.

Anuncio de la salida de disco de Tanguito, revista Pelo, 1973.  Anuncio de la salida de disco de Tanguito, revista Pelo, 1973.

A fines de la primavera de aquel año, salió el compilado Pidamos peras a Mandioca, en el que se incluyó su tema “Natural”, con buena respuesta por parte de la crítica. El material completó se publicaría recién en 1973. “Un long play de Tanguito que nadie se interesó en sacar cuando estaba vivo, será puesto en circulación ahora, después de su muerte”, informó la revista Pelo, en su número 36.

El nacimiento del mito

Tanquito comenzó a vivir en la calle. No tenía donde ir a la noche. Estaba sumergido en anfetaminas y viviendo de prestado. Su situación fue cada vez más grave y terminó en el Hospital Borda.

El 19 de mayo de 1972 fue encontrado muerto al costado de las vías del tren, cerca de Puente Pacífico, a metros de la avenida Juan B. Justo, a la altura de la calle Demaría.

Nota en la revista Pelo sobre la muerte de Tanguito.  Nota en la revista Pelo sobre la muerte de Tanguito.

“No sabemos si fue exactamente este mes, pero lo cierto es que en estos días murió Tanguito, uno de los iniciadores del rock loca en la época de La Cueva y compositor de “La Balsa’ conjuntamente con Litto. Desde hace años consumido y estupidizado por las drogas pasaba la mayor parte del tiempo encarcelado por traficar y esas cosas a las que se suele legar cuando no se es uno. Su probable talento musical también ha desaparecido y sus amigos sentían por él una mezcla de melancolía y piedad. Ahora que está muerto hacen recitales en su homenaje (¡que chantas¡) Tanguito murió en las vías del ferrocarril”, informó la revista Pelo.

Nunca se supo si fue un accidente o alguien lo empujó. Sin buscar de trascender, Tanguito quedó en la historia por nadar contra la corriente. El primer mito del rock nacional.

  Fuente: TN



Escuchá

OpenRadio 103.5

Featured image