La vida de Charly García, quien hoy cumple 67 años, se puede dividir en distintos capítulos y todos ellos son atrapantes. Desde sus inicios en el Conservatorio Thibaud Piazzini, pasando por la formación de Sui Generis, La Máquina de Hacer Pájaros, su carrera solista, los escándalos que protagonizó y tantas otras cosas más…

Pero, sin dudas, un capítulo intenso, valiente y peligroso fue cuando estuvo al frente de Serú Girán, banda que convivió con la época más oscura de la historia del país: la última dictadura.

Serú estaba compuesto por un verdadero seleccionado de músicos: Charly García, en voz y teclados; David Lebón, en guitarra y voz; Pedro Aznar, en bajo y voz; y Oscar Moro, en batería. Cuatro artistas excepcionales.

Durante esos años, Charly generó una identificación entre los jóvenes expresando parte de lo que estaba pasando a partir del uso de metáforas.

“La aparición de la censura anunciando la llegada del Proceso llevará a los letristas a desplazar sus retóricas hacia el campo de la alusión, la perífrasis, la presuposición y el implícito. A narrar la sobrevivencia cotidiana en medio del terror”, dijo alguna vez el sociólogo Pablo Alabarces. Y eso es lo que hizo García: habló de la dictadura sin hablar de la dictadura y los represores no lograron captar el mensaje.

Pedro Aznar, Charly García, David Lebón y Oscar Moro

Pedro Aznar, Charly García, David Lebón y Oscar Moro.

Una de las canciones de García más identificadas con esa época es “Alicia en el país“, que formó parte del álbum Bicicleta, de Serú Girán, en 1980. Invitado por Felipe Pigna para el programa de televisión Qué fue de tu vida el 19 de enero de 2012, el propio Charly explicó cómo compuso ese tema: “Cuando hay un enemigo visible, uno se tiene que esforzar más para protestar y que no se den cuenta. Me puse metafórico pero bastante directo. Bastante directo porque hablaba de las torturas; de las morsas, que era Onganía; los brujos, que era López Rega”.

En ese reportaje recordó un hecho puntual que sirve para graficar cómo se vivían esos duros años: “Yo creo que los recitales de Serú Girán en Obras eran lugares de resistencia. La gente iba ahí y se expresaba. Una vez se iban a llevar a una chica en cana y yo paré el concierto y le dije al iluminador: ‘Iluminá ahí’. Y entonces estaba el tipo con la mina y le digo: ‘Somos 5.000 contra uno’. Y no se la llevó”

Consultado sobre si sentía el peso de ser un referente en una época tan difícil, respondió: “Sí, pero me daba una mezcla de paranoia y orgullo porque había que tener huevos para estar todo el tiempo tan expuesto; y cuando escuché (la canción) ‘Working Class Hero’ (‘Héroe de la clase trabajadora’), de John Lennon, me sentí muy identificado”.

La portada de “Serú Girán. La historia”

La portada de “Serú Girán. La historia”